Las vírgenes suicidas (Jeffrey Eugénides)

Portada - Las virgenes suicidasNo sabría exactamente si recomendar o no esta novela, realmente se me hace difícil. El principal problema que encontré a la hora de dejarme arrastrar por la historia fue decidir si la temática abordada podría llegar a interesarme. El suicidio nunca me ha atraído, ni física ni literariamente. Y encima en la primera página Cecile se desangra en una bañera con las venas seccionadas… Permítame el lector una sugerencia antes de continuar, y tratemos de centrarnos en todo aquello que gira entorno a la muerte de estas 5 hermanas adolescentes. Es decir, olvídemonos del suicidio y de las cuchillas de afeitar y concentrémonos en todo lo demás. Así es como llegué hasta la última página y logré extraer interesantes conclusiones acerca de esta tragedia basada en hechos reales.

La historia transcurre en un pueblecito estadounidense. Han pasado veinte años desde que las cinco hijas de la familia Lisbon decidieran poner fin a sus vidas en menos de un año y medio. Los hechos son narrados por uno de los chicos del vecindario, quien basándose en recuerdos, documentos, entrevistas y testimonios reconstruye el pasado: el estrecho cerco que la madre traza alrededor de sus hijas, la debilidad y resignación del padre ante su propia falta de autoridad, el carácter fantasmal e introvertido de las cinco hermanas y el aislamiento de éstas respecto al mundo exterior, que alcanzá su cenit cuando solo a través de llamadas telefónicas logren comunicarse con unos chicos obsesionados por el misterio que las envuelve. Sentimientos claustrofóbicos y declaraciones enigmáticas que siembran interrogantes; qué porcentaje de culpa tiene el entorno y hasta qué punto el último responsable de la decisión final es la propia persona.

En ningún momento se explican los motivos que abocaron a las 5 niñas al suicidio casi colectivo. En cambio, los hechos y circunstancias se presentan con gran riqueza descriptiva, en ocasiones excesiva, tal vez para recrear esa sensación de asfixia que debieron padecer las víctimas. De hecho, la causa continuará siendo un misterio para todos los que, de una manera u otra, se vieron involucrados en las cortas vidas de las hermanas Lisbon.

La atmósfera recreada en «Las vírgenes suicidas» evoca la misteriosa habitación de la madre de Norman Bates, el atormentado protagonista de «Psicosis». Incluso el halo sobrenatural y sangriento de «Carrie» está presente. Si la vida y la muerte encierran un gran misterio, este libro es una buena muestra de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *