Industrias y andanzas de Alfanhui (Rafael Sánchez Ferlosio)

Portada - Industrias y andanzas de AlfanhuiErase una vez un niño cuyos ojos eran los de un alcaraván. Su mirada era un caleidoscopio y a través de ésta absorbía los colores que la naturaleza arrojaba a su paso. Trazaba un extraño alfabeto allá donde encartase y realizaba admirables experimentos con ollas, niebla, luz y sábanas. Esto fue lo que le enseñó un gallo de hierro, extremo de veleta, al que el niño había liberado despues de intentar deshacerlo en una fragua. En estas aventuras empleaba su tiempo nuestro amigo, «pero el niño dijo que quería ser disecador y tuvieron que mandarlo de aprendiz con un maestro taxidermista». Y así fue como el niño comenzó su viaje por Castilla, empleándose en diversas industrias, de las cuales la primera consistió en conservar «patas, cabezas, alas, picos, colas, cuernos, cascos, etcétera…», al amparo de un maestro taxidermista que decidió llamarlo Alfanhuí, «porque este es el nombre con que los alcaravanes se gritan los unos a los otros.»

Precisa, preciosa, fantástica, mágica, poética…así es la prosa que hace más de medio siglo decidió sacarse de la manga Sánchez Ferlosio. Dicen los entendidos que se trata, nada más y nada menos, de la primera novela de realismo mágico escrita en España. Otros aseguran que se trata de una continuación más que aceptable de la picaresca, género genuinamente español, con denominación de origen (no hay más que atender al nombre de los capítulos). Hay incluso a quienes les recuerda la pasión por la naturaleza plasmada por Juan Ramón Jiménez en Platero y yo. Y todos coinciden en que fue una novela magnífica, un soplo de aire fresco para la literatura de los años 50. Yo coincido.

Poesía y prosa se conjugan con maestría en cada una de las industrias y andanzas de Alfanhuí, desde la primera página hasta la última, en este regalo que nos recuerda lo increíble que puede ser la vida a través de los ojos de un niño. Transformar la realidad… soñar para seguir viviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *