Manteca colorá (Montero Glez)

Portada - Manteca ColoráConil de la Frontera, Cádiz. Casitas de cal, tascas de pescadores, terrazas con sombrillas de cruzcampo, clubs de alterne, picoletos con barriga y mostacho, y gomas que cruzan el estrecho por la noche. En mitad del tinglao: el Roque, buscavidas profesional de sangre caliente, que acaba de salir de la cárcel; el Coronel Peralta, guardia civil jubilado y narcotraficante en activo, dueño y amo del cortijo que acostumbra a hacer lo que le sale de la próstata; y la Sole, tabernera de armas tomar, que se las entiende con el Roque en la cocina. Ocurre que un día el Coronel le ofrece un trato al Roque, uno de esos encargos que deben hacerse a la luz de la luna, pasando las de san quintín entre los latigazos de las olas y los focos de las heinekens. Y el Roque, que no es de los que agachan, tira palante haciendo oídos sordos a los gritos de la Sole. Continuar leyendo «Manteca colorá (Montero Glez)»