Peligros de viajar en bici (Jesús Artacho)

Cuando leyó en el periódico sobre la exposición de pintura, el admirador de Hopper se imaginó en una sala de museo, contemplando -algo melancólico y algo embobado- una de las gasolineras solitarias de los cuadros del neoyorquino.

La ciudad distaba 720 kilómetros de su pequeña localidad, y nunca se había alejado de allí en un radio superior a 100 kilómetros. Pero esta vez viajaría. Y lo haría, además, en bicicleta. “Igual, cuando llegue allí, soy otra persona”, se animó.
Continuar leyendo “Peligros de viajar en bici (Jesús Artacho)”

Rivales (Jesús Artacho)

A Alfredo Urbano le exasperaba que el escritor Carlos Vaughan lo citase entre sus influencias cuando era evidente que en realidad lo que hacía era plagiarlo, plagiarlo descaradamente.

Su mal gusto le permitía, además, incluir en una de sus novelas la siguiente cita de August Strindberg: “Los grandes artistas roban, los artistas menores piden prestado”.

Aceptando tácitamente el juego, Urbano le respondió un año después en su siguiente libro con unas sabias palabras de Hermann Broch: “No es que sean malos escritores, sino delincuentes”. Continuar leyendo “Rivales (Jesús Artacho)”