Los mejores cuentos (Sergio Pitol)

Portada - Los mejores cuentosUna vez, con apenas diez años, me quedé embobado mirando a mi padre trabajar. Tenía que construir un tabique, y contra mis pensamientos infantiles, antes de poner un solo ladrillo, estuvo un largo rato tirando cuerdas, tensándolas, fijándolas en una larga vara de acero que estaba unida al suelo con cemento. Cuando paró, ante mí se hallaba una estructura perfecta formada por cuerdas y aire, y me dijo: “cualquier cosa que pretenda ser duradera tiene que estar primero bien planteada, las líneas maestras. Si no, lo único que salen son churros”. Continuar leyendo «Los mejores cuentos (Sergio Pitol)»

Los girasoles ciegos (Alberto Méndez)

Portada - Los girasoles ciegosLo de morirse y triunfar, además de una putada, es moneda corriente en oficios relacionados con el arte, entre ellos la literatura, faena de mucho curro y más hambre todavía. Por ahí han pasado muchos, Cervantes, Van Gogh, Bolaño, Kafka…y Alberto Méndez, uno de los más recientes y laureados. A título póstumo, claro, puesto que escribió «Los girasoles ciegos», al tiempo falleció y un poco después llegó la película, y con ella las críticas favorables, las salas llenas, las taquillas suculentas, los galardones que tienen que recoger otros en su nombre, y por supuesto las ventas de libros, apilados en grandes centros comerciales y en lugares destacados. Es la gloria de la que hablaba el Galván de Fernán-Gómez en su viaje a ninguna parte. Si algo existe tras las cenizas y aún pueden sentirse placeres desde allá, Méndez estará disfrutando (digo yo) de lo que en vida no pudo. Merecido placer a decir verdad. Continuar leyendo «Los girasoles ciegos (Alberto Méndez)»

Llamadas telefónicas (Roberto Bolaño)

Portada - Llamadas telefonicasExisten autores de un solo libro, de un solo cuento o novela, gente que siente el soplo leve de las musas una única vez en su vida, y nada más. Los grandes autores son aquellos que llegan a constituir, a través de sus textos, un mundo propio, unos personajes que lo habiten.

Roberto Bolaño es de estos últimos. El chileno escribió ensayos, poemas, relatos y novelas (aunque él se definía como poeta), y cada uno de estos textos es una parte, un fragmento, de un todo, de aquella Obra con mayúscula a la que aspiraba Juan Ramón Jiménez. Un buen ejemplo de esto es el libro de relatos Llamadas telefónicas. Continuar leyendo «Llamadas telefónicas (Roberto Bolaño)»

Las vírgenes suicidas (Jeffrey Eugénides)

Portada - Las virgenes suicidasNo sabría exactamente si recomendar o no esta novela, realmente se me hace difícil. El principal problema que encontré a la hora de dejarme arrastrar por la historia fue decidir si la temática abordada podría llegar a interesarme. El suicidio nunca me ha atraído, ni física ni literariamente. Y encima en la primera página Cecile se desangra en una bañera con las venas seccionadas… Permítame el lector una sugerencia antes de continuar, y tratemos de centrarnos en todo aquello que gira entorno a la muerte de estas 5 hermanas adolescentes. Es decir, olvídemonos del suicidio y de las cuchillas de afeitar y concentrémonos en todo lo demás. Así es como llegué hasta la última página y logré extraer interesantes conclusiones acerca de esta tragedia basada en hechos reales. Continuar leyendo «Las vírgenes suicidas (Jeffrey Eugénides)»

Las cartas de Groucho (Groucho Marx)

Portada - Las cartas de GrouchoCuando escucho el nombre de alguno de los hermanos Marx me viene la risa a la cabeza, siempre. Porque enseguida me acuerdo de las películas Harpo, de Chico y de Groucho. Y cuando me acuerdo de Groucho pienso en el puro, en las cejas y en el bigote rotulado. Groucho el liante de las partes contratantes de las primeras partes; Groucho el dictador de la república de Freedonia, Groucho el seductor de señoronas con visón; Groucho Bogart en el Rick´s Café de Casablanca… Ciertamente, ninguno de estos Grouchos se deja caer por las páginas del libro. Continuar leyendo «Las cartas de Groucho (Groucho Marx)»