El novelista perplejo (Rafael Chirbes)

Portada - El novelista perplejoHace relativamente poco tiempo que supe de este autor. Fue a través de un programa de televisión donde habló con los lectores sobre su última novela, Crematorio. Me cautivó la forma tan poco políticamente correcta (que no incorrecta) que tuvo de expresarse, esa honestidad y contundencia cruda con que decía lo que pensaba, algo tan poco habitual en estos tiempos y estas tiempas.

Esa intervención hizo que lo buscara en sus libros, y encontré La buena letra. Leí la novela en una tarde y quedé para siempre atrapado. En ese juego de búsquedas topé con otra novela excepcional, Los viejos amigos, y con este magnífico libro, El novelista perplejo, definido por el propio autor como “media docena de charlas pronunciadas a lo largo de los últimos años y unos cuantos escritos sobre autores y libros” (p. 7). ¿Qué autores y qué libros? Responde Chirbes: Continuar leyendo «El novelista perplejo (Rafael Chirbes)»

Manteca colorá (Montero Glez)

Portada - Manteca ColoráConil de la Frontera, Cádiz. Casitas de cal, tascas de pescadores, terrazas con sombrillas de cruzcampo, clubs de alterne, picoletos con barriga y mostacho, y gomas que cruzan el estrecho por la noche. En mitad del tinglao: el Roque, buscavidas profesional de sangre caliente, que acaba de salir de la cárcel; el Coronel Peralta, guardia civil jubilado y narcotraficante en activo, dueño y amo del cortijo que acostumbra a hacer lo que le sale de la próstata; y la Sole, tabernera de armas tomar, que se las entiende con el Roque en la cocina. Ocurre que un día el Coronel le ofrece un trato al Roque, uno de esos encargos que deben hacerse a la luz de la luna, pasando las de san quintín entre los latigazos de las olas y los focos de las heinekens. Y el Roque, que no es de los que agachan, tira palante haciendo oídos sordos a los gritos de la Sole. Continuar leyendo «Manteca colorá (Montero Glez)»

Los relatos de Torpedo (Enrique Sánchez Abulí)

Portada - Los relatos de TorpedoHace ya tiempo que sabía de la existencia de Torpedo, pero no fue hasta hace unas semanas cuando el gusanillo de la curiosidad me picó finalmente. Ocurrió a raíz de una novela de Montero Glez, concretamente de la dedicatoria de esa novela, que el nombre de Luca Torelli se me metió entre ceja y ceja y no cesé en mi empeño hasta conseguir algo del matón italiano. Lo más lógico hubiese sido comenzar por un comic, puesto que así fue como nació el personaje a principios de los ochenta, pero quiso el azar que empezase la casa por el tejado y en una de mis visitas a una céntrica librería malagueña topé con los relatos de Torpedo. Es entonces, en ese mismo día, cuando descubro y encumbro a la categoría de genio a Enrique Sánchez Abulí, guionista excepcional que escupe pequeñas obras maestras de género negro, en no más de tres páginas, que luego cobran vida gracias a los trazos de Bernet, dibujante igualmente magistral. Continuar leyendo «Los relatos de Torpedo (Enrique Sánchez Abulí)»