Los girasoles ciegos (Alberto Méndez)

Portada - Los girasoles ciegosLo de morirse y triunfar, además de una putada, es moneda corriente en oficios relacionados con el arte, entre ellos la literatura, faena de mucho curro y más hambre todavía. Por ahí han pasado muchos, Cervantes, Van Gogh, Bolaño, Kafka…y Alberto Méndez, uno de los más recientes y laureados. A título póstumo, claro, puesto que escribió «Los girasoles ciegos», al tiempo falleció y un poco después llegó la película, y con ella las críticas favorables, las salas llenas, las taquillas suculentas, los galardones que tienen que recoger otros en su nombre, y por supuesto las ventas de libros, apilados en grandes centros comerciales y en lugares destacados. Es la gloria de la que hablaba el Galván de Fernán-Gómez en su viaje a ninguna parte. Si algo existe tras las cenizas y aún pueden sentirse placeres desde allá, Méndez estará disfrutando (digo yo) de lo que en vida no pudo. Merecido placer a decir verdad. Continuar leyendo «Los girasoles ciegos (Alberto Méndez)»