Doctor Pasavento (Enrique Vila-Matas)

Portada "Doctor Pasavento" - Enrique Vilamatas

¿Quién es el narrador de «Doctor Pasavento»? Esta pregunta me ha acompañado durante toda  la lectura de la novela de Vila-Matas, y no sólo porque la reflexión sobre la noción de sujeto sea  una constante en la obra. ¿Cuánto me puedo fiar de este narrador que dice llamarse Andrés  Pasavento? De todas formas, ¿qué importa?

Adentrarse en «Doctor Pasavento» es iniciar un camino a través de la bruma, penetrar un  paisaje lleno de preguntas, preguntas que en la mayoría de las ocasiones se quedarán sin  responder. Pero, ¿no es eso la vida?

Un resumen superficial diría que la novela narra la historia de una desaparición, la de Andrés  Pasavento, un escritor obsesionado con el escritor suizo Robert Walser, obsesión que le lleva a  seguir los pasos de este. Esta desaparición (o huida) tropieza con constantes contradicciones,  la principal, que se vaya mostrando ese proceso de desaparición. El mismo narrador es  consciente de estas contradicciones:

Parece paradójico que ame la desaparición de cualquier intención en mis escritos y al mismo tiempo no cese de contar que he elegido la desaparición como motivo central de lo que escribo” (p.256).

Como también lo es que alguien que está empeñado en desaparecer, que reniega de todo y de todos, constantemente se queje de que no le importa a nadie. Pero, como he dicho, esto sólo es un acercamiento superficial, pues «Doctor Pasavento» abarca mucho más: “la soledad, la locura, el silencio, la libertad. Y también la impostura, la idea de viajar y perder países, la muerte […] el abismo. Y la bella infelicidad” (p.82). Es decir, la vida, la totalidad de la existencia, narrada desde la ficción y desde la duda de alguien que no sabe quién es.

Entonces me vuelve la pregunta: ¿quién es el que narra? Me resulta muy difícil creer a “Pasavento”. Es más, cuando terminé el libro, las dudas con respecto a Pasavento no hicieron más que afianzarse.

Estamos ante un gran enigma, un juego que establece el narrador con los posibles lectores (aunque se empeñe en afirmar que sólo escribe para él mismo) y que tiene como principal protagonista la literatura.

En una entrevista, Vila-Matas explica cómo llegó a comprender, citando a Truman Capote, que existe “una distinción entre escribir y escribir bien, pero luego hay una distinción cuando uno descubre que hay una distinción entre escribir bien y muy bien, escribir muy bien o ser genial, etc.”. Sería una obviedad decir que él ha alcanzado ese grado de genialidad, y yo el menos indicado para decirlo, pues quien haya leído cualquiera de sus obras puede afirmarlo. Sin embargo, con «Doctor Pasavento» da un paso más allá de la genialidad, situándose en un terreno que nos parece inalcanzable a los comunes mortales.

3 respuesta a “Doctor Pasavento (Enrique Vila-Matas)”

  1. Yo también leí este libro hace algún tiempo. Coincido en tu opinión; a veces Vilamatas roza la genialidad. El arte de desaparecer, como lo ha llamado en más de una ocasión el autor, se inspira en gran medida en la vida del igualmente genial Robert Walser, a quien se rinde tributo. ¿A quién no se le ha pasado alguna vez por la cabeza desaparecer discretamente? Y que no te encuentren ni los lobos! 🙂

  2. A mí me raya muchas veces. Sin embargo, me gusta leer lo que escribe. Aunque no sabría quedarme con solo un libro, creo que preferiría «El mal de Montano». Un saludo!

  3. Hasta el momento he tenido suerte, y a excepción de «Aire de Dylan», que me pareció bastante aburrido, el resto de libros me han gustado bastante, sobre todo «París no se acaba nunca». Precisamente «El mal de Montano» no lo he leído; pendiente queda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *