Los increíbles cabesones: sensura-sensura (Miguel Ángel Lizaranzu)

Allá por 1987, a la tierna edad de 11 años leí un comic que me impactó, «La fuga de Emo» de Gallardo y Mediavilla. Así fue como conocí a Makoki y cambié el Mortadelo por el comix underground. Además de escribir, dibujo desde siempre y el descubrimiento sirvió para planear malévolos guiones llenos de sexo, violencia y todo lo que matase o engordase y fuese enemigo de lo políticamente correcto.

Continuar leyendo «Los increíbles cabesones: sensura-sensura (Miguel Ángel Lizaranzu)»

Pequeño vals vienés (Miguel Ángel Lizaranzu)

Me encanta el Lorca surrealista de poeta en nueva york, adoro esas poesías. El cómic lo hice en el año 1998, centenario del nacimiento del poeta, año en el que si Lorca hubiera resucitado en Granada, se hubiese pegado dos tiros en la boca. Ese año los verdugos celebraban un centenario, y la ciudad estaban tan bonita que daba asco. Aún así yo también participé de esta mierda, pues hice el cómic para un concurso que tampoco ganó nada y en el que encima perdí los originales… Continuar leyendo «Pequeño vals vienés (Miguel Ángel Lizaranzu)»

El blues de la sabana urbana (Miguel Ángel Lizaranzu)

El blues de la sabana urbana es otra poesía mía del año 1995 pasada a cómic. Después vi la película 12 monos y denuncié a Terry William por plagio (es coña), pero me sorprendió ver la misma idea que había tenido yo en movimientos reales. El prólogo lo dice todo, «¿qué sería de vosotros, pérfidos estúpidos, sin vuestros enemigos?». Continuar leyendo «El blues de la sabana urbana (Miguel Ángel Lizaranzu)»