Adios princesa (Juan Madrid)

Portada Adios princesaDecía Vázquez Montalbán que los auténticos novelistas negros españoles son tan pocos que Juan Madrid es uno de los dos. Si tenemos en cuenta además, que Montalbán falleció hace unos años, podríamos decir entonces que Juan Madrid se queda solo al frente de la novela negra, afirmación que por otra parte resulta un tanto exagerada, dada la existencia de otros autores que también cultivan el género negro con bastante acierto. Eso sí, pocos.

Ocurre que a menudo suele confundirse el negro con otros géneros, como el policiaco o el de misterio e intriga (no digamos ya del thriller). Las diferencias son sutiles pero existen. Y las novelas de Juan Madrid son una buena muestra de ello. Y es que el escritor lleva buceando en los bajos fondos desde siempre, dando brillo y protagonismo a esos matices que diferencian a la novela negra de la mera novela de policías y asesinos, sacando a flote en medio de la trama otros aspectos y sentimientos, ampliando el zoom sobre la línea donde estratos marginales y altas esferas se rozan.

«Adios, princesa» es la séptima novela de la serie protagonizada por el ex-policía y ex-boxeador Antonio Carpintero, más conocido por Toni Romano. En esta ocasión, una joven periodista llamada Lidia Ripoll aparece muerta de un disparo en el interior de su vehículo. Juan Delforo, novelista en la ficción que también escribe las aventuras del detective, es acusado del crimen y encarcelado. Será Toni Romano una vez más el encargado de arrojar luz sobre las extrañas circunstancias de la muerte de la reportera, un turbio asunto que se irá complicando a medida que avance en sus pesquisas. Su alteza el Príncipe, el servicio de seguridad de la Casa Real, un alto cargo eclesiástico, un abogado tramposo y un pez gordo que organiza veladas clandestinas de boxeo se verán implicados en el caso.

Sin embargo, serán «otras» historias las que hagan cuajar la investigación de Toni Romano, dotando a la obra de un realismo cercano, que con un estilo sobrio y preciso alejado de espectáculos y balas fáciles, nos acercará al hijo desconocido de Toni Romano, a la mujer que amó hace muchos años y a viejos conocidos anclados en la vida del barrio, amarrados al puerto de la rutina del que ya no zarpan oportunidades.

Juan Madrid especula con la «otra» posibilidad acerca de la boda del príncipe y la periodista, figurando la realidad que hubiesen preferido los detractores del enlace. Para ello escribe este cuento de cenicientas con final trágico, donde los malos ganan y los intereses creados por las redes de poder se salen con la suya. «Adios, princesa» resulta ágil y directa, con detectives como los de antes, como los de Chandler, donde no hay sitio para florituras y excesos narrativos. Una novela fría, real y negra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *